Conseguir la igualdad entre los sexos es tarea difícil, aunque no imposible. Con estos escritos intento equilibrar la balanza y reconocer los méritos de muchísimas mujeres a lo largo de la historia, a la vez que analizar de dónde proceden tales desigualdades y así entre todos, hombres y mujeres, mujeres y hombres, luchar por un mundo más justo.

domingo, 19 de marzo de 2017

No hace falta. (Manu Sánchez.)

Me ha parecido una aportación a la igualdad real, esta columna de Manu Sánchez. Me resulta sincera su opinión, ya que acude a ejemplos cercanos y queridos. En realidad, cada una de nosotras y nosotros podríamos contar lo mismo. También espero no tener problemas en reproducir su columna que se titula:
NO HACE FALTA
"Por eso no enseñaron a leer ni escribir a mis abuelas, cabezas rápidas y brillantes, pero analfabetas, 
mujeres de bandera desprovistas de toda posibilidad y herramienta"

No hace falta. Mi madre durante más de 35 años trabajó como administrativa eficiente e impecable para la misma empresa, Muebles Peralta, la cual le pagaba menos que a sus compañeros hombres en el mismo puesto… porque por lo visto y cito textual…“Hombre, Loli, no es lo mismo, al no ser cabeza de familia… Tu sueldo, en tu casa, no hace falta”. Mi madre por lo visto trabajaba como un lujo, un plus para complementar el trabajo de mi padre, algo así como el capricho de la proletaria, el extra de la clase obrera, sobresueldo familiar para cremas, bolsos o pasteles de merengue supongo, ya saben... esas cosas de mujeres ricas que en las películas se les antoja a las mujeres pobres, mientras el de mi padre en la cabeza de este señor estaría estrictamente destinado para comida en cuencos, muletas sobaqueras de imagen de pobre clásico o compresas y penicilina por si algunas fiebres de esas que cogemos los pobres asolaba nuestra choza. No te hace falta, así la despidieron también en un ERE tras 35 años: “Porque había que echar a alguien, y como tu niño trabaja en la tele, mejor a ti... porque tu sueldo, ya no te hace falta”. Qué si llego a saberlo, señor Peralta... sigo en ingenieros.
No hace falta, por eso no enseñaron a leer ni escribir a mis abuelas, cabezas rápidas y brillantes, pero analfabetas, mujeres de bandera desprovistas de toda posibilidad y herramienta, porque para ser una buena mujer… eso de leer y escribir, eso, no les hacía falta. No hace falta, la lucha de las mujeres nunca hace falta, ni la de los estibadores, ni la de los obreros, ni la de los negros, ni las huelgas escogiendo día aciertan, la conquista de derechos siempre sobra, el feminismo estorba y los cambios, los cambios incomodan y por supuesto, no hacen falta. Claro, tócate los huevos, sobre todo para el que vive en la parte que se beneficia de que no haya cambios. No hace falta, la igualdad para muchos no hace falta, por eso dicen que ya está aquí, pero si eso fuera verdad no tendrían tanto miedo a que se siguiera peleando por conquistarla.

El feminismo no hace falta, eso les dijeron a unas feministas de Chiclana desde que empezaron a pelear por la igualdad hace ya 31 años y a las que persiguieron y humillaron, a las que intentaron asustar y eliminar, y no duden ni un segundo de que cuando algo jode tanto es porque andaba haciendo falta bastante. Que lo que no hace falta, sobra, y lo que sobra no molesta. Así que si ladran es porque cabalgamos. Y si jode es porque era necesario. Y si pica y escuece… es porque está sanando. Y a mi de esta burra no me baja ni Dios, ni ninguna Diosa tampoco, que como hombre quiero una sociedad igualitaria, justa y sensata y que no me venga ninguno ni ninguna diciendo que los hombres en la lucha feminista no hacemos falta. Porque aquí no sobra nadie, a ver si va a resultar que Lincoln no podía ser abolicionista por ser más blanco que un bidé. Y que conste que a Lincoln también le dijeron que se dejara de enmiendas que lo de la esclavitud bien organizado no era tan malo, que una cosa es arreglarlo, pero quitarlo… quitarlo del todo… no hacía falta. No hace falta decir siquiera que a esas mujeres de ASOCUM en Chiclana hace 30 años les pintaron en la puerta de su sede: “Ya están aquí las putas, que solo quieren mandar y follar”… y ni que decir tiene que Manuela, su Presidenta, lejos de borrarlo, pinto debajo de aquello… el mejor manifiesto feminista jamás proclamado ”Po sí,cabrones”… ¡¡Anda que el eslogan es malo!!... ¡¡Mandar y follar!!... que quien no se apunte a esto será por cambiarle el orden… aunque permítanme que no añada nada más… porque cuando te cruzas con mujeres como Manuela… no hace falta.
Fdo: un feminista por la igualdad en contra de todos esos que creen que la lucha por los derechos de las mujeres y conseguir una sociedad igualitaria no hace falta.Y que dedica estas líneas a su madre, su heroína, y todas esas mujeres valientes que pelean el doble para conseguir lo mismo en un mundo abusado por hombres... y que mientras, como parte de la mitad opresora me uno a la lucha feminista y entono y meo la culpa… sentado, y sin salpicar por supuesto.

lunes, 6 de marzo de 2017

CONSIGNA

Con vistas al Día Internacional de la Mujer, he recibido una consigna que me ha parecido una buena idea, para protestar contra los asesinatos de mujeres, una lacra de esta sociedad que entre todos, hombres y mujeres debemos colaborar a su erradicación.
Se trata de ese día, todas las personas que los deseen y sientan, lleven en su indumentaria algo negro.
Pues cada cuál actúe según su conciencia.

jueves, 6 de octubre de 2016

Una de brujas

Image result for brujas edad media
Pensamos que fue durante la Edad Media cuando tuvo auge la quema de brujas, pero por aquel entonces solo estaba empezando, así que sería entre los siglos XV y XVII cuando más 500.000 personas acusadas de brujería, mujeres y hombres, murieron en Europa. La acusación podía ser: matar con manzanas envenenadas, hacer invisibles a las personas, provocar impotencia en el hombre, viajar en escoba, adorar al diablo o matar y comer niños, entre otras muchas...
Pero a pesar de las confesiones, no se sabe si esto fue invención de los quemadores o de las quemadas ya que dicha confesión se obtenía bajo tortura, que no cesaba hasta que afirmaban sus vuelos y daba algunos nombres de otras brujas presentes en los aquelarres. Existen infinidad de casos detallados a cerca de estos procesos.
En Europa esta caza de brujas fue atroz, sobre todo después de 1480. Antes del año1000 d.C. nadie era ejecutado por ser hechicero o bruja, aunque existían, pero se tenía poco interés en su detención. La iglesia católica quinientos años después, afirmaba que quien realizaba estos vuelos estaba asociado al diablo.
En el siglo XIII  la iglesia autorizó el empleo de la tortura no contra las brujas, sino contra los miembros de otras organizaciones religiosas que estaban surgiendo en Europa y que amenazaban el monopolio de Roma, por ejemplo con los cátaros, acusados de brujos. Entonces, con el fin de extirpar la herejía, la Iglesia romana creó la Inquisición.
 Mientras se torturaba a estos herejes, las brujas estaban a salvo bajo el Canon episcopi. Pero se pensó, que las estas mujeres realmente volaban a las reuniones secretas de las sectas heréticas, así que si se las torturaba, podrían  aportar los nombres de otros herejes. Será el Papa Inocencio quien promulga una bula en 1448, que autoriza a los inquisidores a exterminar las brujas de toda Alemania. Estos crean un libro titulado “El martillo de las brujas” donde se indica cómo identificar, acusar, procesar torturar y sentenciar a las brujas. Católicos y protestantes lo aplican en Europa durante los siglos siguientes y el resultado es devastador.
En Dinamarca por ejemplo, someten a dos mujeres a ordalía, esto es que si están con Dios no les pasará nada, así que las meten en un caldero de agua hirviendo, si sobreviven las siguen torturando a latigazos y finalmente las queman.
-Se quemó por brujo a un hombre que hacía desaparecer la comida.
-En Inglaterra se condena a un hombre porque diseccionaba cadáveres. Esta es una práctica vinculada al diablo y solo se podía hacer en la Universidad de Palermo donde estudió Leonardo Da vinci.
-En Francia se queman entre 1428-47 110 mujeres y 50 hombres.
-En Alemania encontraron un grupo de brujos y brujas que practicaban vida alegre y vivían desnudos.
-La Inquisición luchó contra los judíos acusándolos de brujería, de utilizar la Hostia para sus rituales.

Los datos para hacer este texto están extraídos de:
Brujería, magia, superstición y creencias populares en occidente medieval. Curso impartido por la UPO.
M. HARRIS. Vacas, cerdos, guerras y brujas.






viernes, 4 de marzo de 2016

Irena Sendler (1910-2008)

Irena Sendler nació en 1910 en Otwock, cerca de Varsovia. Su padre era médico y activista del partido socialista soviético, algo que influyó en Irena.
Trabajó en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia. Desde allí dirigía la ayuda comunitarias de la ciudad. Especialmente a la comunidad judía tras la invasión alemana.
Para evitar que los alemanes se dieran cuenta de esta ayuda a los judíos, se les ponía nombre ficticio y figuraban afectados de enfermedades contagiosas, con lo cual los alemanes ni se acercaban. 

Ante la terrible situación, Irena decide actuar utilizando el seudónimo de Jolanta. Ingresa en el gueto de Varsovia con la estrella de David pegada a su ropa como símbolo de solidaridad.
Consiguió rescatar a más de dos mil quinientos niños con diversas argucias y métodos: metidos en bolsos, en cajas, ataúdes… A la vez, adiestró un perro para pasar los controles y con sus ladridos evitaba el acercamiento de los guardias y disimulaba el ruido de los niños.
Los niños una vez fuera entraban en una iglesia de la que salían bien vestidos y con nombres cristianos, para ser acogidos por familias o por instituciones. Los auténticos nombres eran guardados en un tarro de cristal oculto bajo tierra en su jardín. La pretensión de Irena era que recuperaran su identidad y volviesen con sus familias.
Finalmente la policía la detuvo y fue torturada “Yo aún llevo las marcas en mi cuerpo que esos superhombres alemanes me hicieron. Yo fui condenada a muerte”. Le salvó la vida un soldado alemán que al salir le dijo en polaco “¡corre!”. Al día siguiente aparecía entre la lista de los polacos muertos.

Al finalizar la guerra entregó la lista al doctor Adolfo Berman, presidente del Comité de salvamento de judíos supervivientes. Pero la mayoría de las familias de estos niños habían muerto en los campos de exterminio. Los huérfanos se acomodaron entre judíos de Palestina.

Su historia permaneció oculta hasta que en 1965 la organización judía Yad Vashem de Jerusalén le otorgó el título “Justa entre las Naciones del Mundo. 
Pero lo que realmente la sacó del anonimato fue la obra teatral “la vida en un tarro”, estrenada en 1999.
En 2003 recibió la Orden del Águila Blanca de la República de Polonia.
En 2006 Joachin Weber, presidente de la Federación de Trabajadores Sociales le concede el máximo galardón.
En 2008 fue nominada para el Nóbel de la Paz, pero el premio fue para el vicepresidente norteamericano Al Gore, en el 2009 fue para Obama…

Este premio hubiera sido bien merecido por ella y por otras muchas personas que lucharon y luchan por los demás. Por ellas.

 

He elegido este vídeo porque es corto y tiene subtitulo en español. Hay algunos más en Youtube.

Igualmente adjunto algunas direcciones que he consultado para resumir la vida de esta gran mujer.

http://www.auschwitz.dk/sendler.htm
http://www.mujeresenlahistoria.com/2014/09/el-angel-de-varsovia-irena-sendler-1910.html




domingo, 10 de enero de 2016

¿Por que los hombres no están incluidos en las estadísticas de violencia de género.?


Por desgracia, las cifras oficiales dan cuenta de quién es la víctima y quién el verdugo, en la llamada violencia de género que solo contabiliza a las mujeres y últimamente a los huérfanos de las víctimas. Para algunas personas esta ley parece una discriminación  hacia el hombre que también sufre abusos. La respuesta es la siguiente:

En esta  sociedad patriarcal en la que vivimos, el hombre tiene poder sobre la mujer. Los roles establecidos y los medios de comunicación, cine, tv, publicidad…fortalecen esta relación de poder, creando un estereotipo que perpetúan la relación privilegiado-oprimida. El paso siguiente es el sometimiento y creer que la mujer pertenece al hombre, lo cual lleva a una violencia no siempre en forma de golpes: gritos, humillaciones, acoso, control…

La Ley Integral de Violencia de Género se creó en 2004 con una connotación penal de tipo de género por la gran proporción de mujeres asesinadas. Si se incluyeran a los hombres se estaría negando que el género es el motivo de este tipo de delitos, y se juzgaría como si hombres y mujeres delinquieran por el mismo motivo. Con lo cual, en vez de resaltar ante la sociedad el problema de machismo estructural, lo estaríamos invisibilizando.
   
Cuando una mujer mata sin ser agredida previamente, no se dan las condiciones de que el asesinato sea por el simple hecho de ser su víctima varón, porque no hay establecidas relaciones de poder de la mujer sobre el hombre y por eso no se le puede aplicar la Ley de Violencia de Género.

La Ley de Violencia de Género está hecha para proteger a las víctimas del patriarcado y no al que tiene los privilegios. Cuando un hombre sea maltratado por su mujer deberá ser juzgado en su contexto y sus propias motivaciones en cada caso.

Por tanto, si esta Ley se aplicara a los hombres carecería de sentido.




En este enlace podéis ampliar información.
(La imagen está firmada por Oki, pero no he podido encontrar su página web, desconozco si está sometida a derechos de autor.)

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Las hermanas Mirabal: las Mariposas.





















Hoy es el día de NO VIOLENCIA contra la mujer. Mi hermana Maria José Gomez Sousa ha diseñado unos carteles, de los cuales el primero ha sido elegido por la Unidad de Igualdad de la Universidad de Córdoba para representar este día.. En el segundo incluye unas mariposas aludiendo a las hermanas Mirabal, apodadas con este alias "Mariposas"entre los compañeros de lucha.  La Asamblea General de Naciones Unidas  decidió que fuera precisamente el día de su muerte cuando se conmemore.
Estas hermanas nacieron en la República Dominicana y fueron asesinadas por los hombres del dictador Trujillo en 1960. Este hecho despertó la conciencia entre la población y dio lugar al asesinato del dictador seis meses después.

Las mujeres se llamaban Patria, Minerva y Maria Teresa. Eran cultas, luchaban por la libertad en su país oponiéndose a la tiranía de Leónidas Trujillo. Por ello fueron encarceladas, torturadas, finalmente muertas a golpes y arrojadas a un acantilado en la costa de su país.
Esta es la triste historia. Una más.
¿Ni una menos? Mucho tendrán que cambiar las cosas, sobre todo la educación para que este slogan deje de ser lo que es: un simple slogan.

¡Y  Enhorabuena hermana por el diseño!


En estos enlaces se puede encontrar más información:
https://www.youtube.com/watch?v=U4YxbGc8-4U
ww.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141119_hermanas_mirabal_mujeres_violencia_lav





domingo, 6 de septiembre de 2015

Los cuentos de princesas.

En el año 2010 publiqué en este blog una entrada titulada "¿Doctrinar o entretener?" referida al nulo esfuerzo que las películas Disney hacen para promover la igualdad entre sexos. Cinco años más tarde encuentro un artículo en el periódico ABC en el que se manifiesta que los cuentos de princesas no son apropiados para la educación de los niños y niñas. Esto supone que algo estamos avanzando, pasitos lentos...pero importantes.

En este enlace podemos leer el artículo del periódico
http://www.abc.es/familia-educacion/20150906/abci-princesas-machismo-educacion-201509031813.html

Y la entrada que hice en 2010 la transcribo y resumo:

Todos hemos visto películas de Walt Disney y se las hemos ofrecido a nuestros hijos sin detenernos a pensar en el mensaje ideológico que llevan implícito. Películas dulzonas, ideas camufladas en músicas empalagosas, princesas bobas y príncipes valientes.



La factoría Disney se encarga de perpetuar los roles asignados a mujeres y hombres y de mantener el sistema de jerarquía social.

Causantes, entre otros factores, de las desigualdades en nuestra sociedad. 



Si pretendemos terminar con estas divergencias habrá que comenzar por el principio, es decir, por la educación. Si a través de ella se han impuestos los valores que queremos erradicar, será mediante la enseñanza la forma adecuada para establecer otros parámetros más igualitarios.




Las películas Disney transmiten estos valores a través de los cuentos que todos conocemos y que sin duda forman parte de la tradición, pero una tradición distorsionada por los intereses de una elite que desde el siglo XVII utilizaron estas leyendas populares en su propio beneficio, creando los valores que les convenía y educando a los niños en los principios convenidos desde su más tierna infancia.

Por ejemplo el cuento de Caperucita Procede de la tradición oral matriarcal muy anterior al siglo XVII. La historia es de una niña que gracias a su ingenio consigue evadirse de ser devorada por el lobo y es ayudada en su huida por otras mujeres. Perrault incluye un leñador que la salva convirtiendo a la niña en una persona inútil y dependiente además de estúpida.



Los cuentos se ponen por escrito en el XVII para que una clase privilegiada pudiera poseer esta tradición oral. Los cuentos fueron el discurso aristocrático de valores, costumbres y modales que pudieran servir para educar a los niños a comportarse civilizadamente.




    Se trataba de adoctrinar no de entretener.




Cuando veamos películas de Disney debemos emplear un espíritu crítico y no ofrecerle a nuestros hijos algo que probablemente no son las ideas que pretendemos inculcarles: una educación en valores igualitarios, evitando en lo posible la adjudicación de roles en los que una de las partes es más fuerte o más sensible que la otra. No son los estereotipos la mejor forma de educar en la igualdad. Por tanto, examinemos minuciosamente el mensaje Disney y actuemos en consecuencia.


Espero que os resulte interesante.




miércoles, 15 de abril de 2015

En homenaje a Eduardo Galeano

El 11 de marzo del año 2010 inicié este blog a raíz de una conferencia que ofreció Eduardo Galeano en la Escuela de Estudios Iberoamericanos de Sevilla. El tema era sobre la desaparición y asesinato de mujeres que estaba ocurriendo en Ciudad Juárez (México). Por desgracia este hecho sigue vigente y por desgracia Eduardo Galeana murió el día 13 de abril. Hace un par de días.
Me gustaba como escribía, leer Las venas abiertas de América Latina aún me estremece, escucharlo hablar, recitar sus propios poemas, hacernos ver cuánta injusticia puede caber en el mundo. En definitiva abrirnos los ojos y la mente con una única arma: la Palabra.
Uno de los poemas que más me han emocionado y que está disponible en la red es "Los Nadie". Si tenéis tiempo escuchadlo atentamente, al menos en honor de quien luchó contra las injusticias sin utilizar la violencia.
En el segundo video ofrece una charla sobre las mujeres. Dura unos 25 min. pero os aseguro que merece la pena escucharlo y conocerlo.
D.E.P.






martes, 17 de febrero de 2015

Arte feminista

El arte feminista hay que diferenciarlo del arte femenino. Este último es simplemente el arte hecho por mujeres, mientras que el arte feminista tiene además connotaciones política y sociales, cuando no de lucha y denuncia por la situación en la que se desenvuelven las mujeres, sobre todo las occidentales.
La importancia del pensamiento feminista en el arte es evidente de un tiempo a esta parte, con algunas oleadas en las que su influencia se manifiesta más abiertamente. Por hacer un poco de historia podemos recordar a las primeras sufragistas cuando pedían el voto femenino. 
Durante los años 50 y 60 El segundo sexo de Simone de Beauvoir supone una ruptura con el pasado, sin embargo sería Betty Friedam con La mística de la femineidad donde se aborda el problema del aislamiento y la frustración de las amas de casa. Las norteamericanas , blancas, heterosexuales y con cierto nivel cultural. Se pone de manifiesto la falta de perspectivas vitales y la trampa que supone un hogar bien equipado y lo que supone la asignación de las mujeres a este reducido espacio. Aparece un nuevo cuadro neurótico: la agorafobia.

Femme maison. Louise Bourgeois (1947)
La artista Louise Bougeois muestra en su obra dicha patología: histeria y agorafobia. Si en el siglo XIX la histeria la sufrían mujeres insatisfechas sexual y emocionalmente, la agorafobia la sufren mujeres condenadas a estar en casa: mujeres-casa, acéfalas por el aislamiento doméstico.
Louise Bourgeois no cree que las mujeres se realicen en el hogar y así lo presenta como un lugar asfixiante y amenazante. Ella propone una mujer activa con los mismos derechos que los hombres.
Después de Mayo-68, la revolución sexual concibió una nueva generación más combativa y concienciadas con el feminismo. Proliferaron los grupos feministas que partían de su propia experiencia para hallar soluciones válidas. Para compartir sus vivencias se reunían en una habitación y cada mujer hablaba de la imagen del cuerpo, de sexualidad, ambición, dinero, o violencia… Descubrieron que lo que se creía experiencias personales intransferibles, compartían muchos elementos comunes. Así surgió la frase:
                          Lo personal es político, lo personal es una cuestión política.


El estudio de la identidad femenina será igualmente importante en este periodo artístico y las artistas se centran  en varios aspectos, uno de ellos es:
1.- El arte como denuncia política y vital
Podemos citar a Ana Mendieta, y su performance Rape scene, creada en su propio apartamento de Iowa. En ella la artista, preocupada por la violencia sexual que sufren las mujeres,  personifica a la víctima de una violación  y nos muestra el cuerpo asaltado visual y físicamente.
Susan Lacy y Leslie Labowitz en 1977  presentan De luto y enfadadas  donde mujeres cubiertas de negro y de telas rojas que se muestran enfadadas delante del Ayuntamiento de Los Angeles, criticando las distorsiones de la prensa en el caso del Estrangulador de la Colina que había matado 10 mujeres y aún estaba suelto. Esta acción permitió hablar del tema tabú: el maltrato y el incesto a las mujeres.
En Tres semanas de mayo se desplegaron ante el mismo ayuntamiento mapas de los barrios donde se cometían las violaciones.

Los siguientes aspectos se irán incorporando al blog en próximas entradas. Me considero satisfecha si a alguna persona le sirven estos breves resúmenes, al menos le despierta la curiosidad. Gracias a los que estáis ahí.





domingo, 18 de enero de 2015

Las palabras importan

Las palabras importan. Los hechos pueden ser de tal o cual manera, dependerá de quién los juzgue, pero las palabras permanecen. Más si están escritas. Aún así también se prestarán a interpretaciones.
Con esto quiero decir que no puedo valorar los hechos o ideas de Gabriel García Márquez, al que en algunos sectores feministas se le tiene por machista, por algunas de sus obras. En este caso me remito a estas bellas y para mí acertadas sentencias del mago de las palabras.
El mago de las palabras. Acuarela y tinta sobre papel. 

"Lo único realmente nuevo que podría intentarse para salvar la humanidad en el siglo XXI es que las mujeres asuman el manejo del mundo. No creo que un sexo sea superior o inferior a otro. Creo que son distintos, con distancias biológicas insalvables, pero la hegemonía masculina ha malbaratado una oportunidad de diez mil años. Alguien dijo: “Si los hombres pudieran embarazarse el aborto sería un sacramento.” Ese aforismo genial revela toda una moral, y es esa moral la que tenemos que invertir.
Sería, por primera vez en la historia, una mutación esencial del género humano, que haga prevalecer el sentido común que los hombres hemos menospreciado y ridiculizado con el nombre de intuición femenina- sobre la razón, que es el comodín con que los hombres hemos legitimado nuestras ideologías, casi tan absurdas o abominables.
La humanidad está condenada a desaparecer en el siglo XXI por la degradación del medio ambiente. El poder masculino ha demostrado que no podrá impedirlo, por su incapacidad para sobreponerse a sus intereses. Para la mujer, en cambio, la preservación del medio ambiente es una vocación genética. Es apenas un ejemplo. Pero aunque fuera sólo por eso, la inversión de poderes es de vida o muerte.
G. García Márquez.

El texto está extraído del siguiente enlace: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-216473

jueves, 4 de diciembre de 2014

Maltrato sutil

Hace tiempo encontré un cuento, que lejos de ser simple contenía unas verdades que nos afectan a las mujeres y que no contemplamos como maltrato, al estar plenamente asumidas. Pero a poco que pensemos podemos reconocer que son unas normas impuestas y que poco a poco pueden minar nuestra autoestima.
Este cuento lo descubrí en Youtube y también en esta página pude encontrar a los autores del mismo.



La letra dice lo siguiente: (laismos incluidos, lo siento)
Un día cualquiera, en una ciudad cualquiera, de un país cualquiera, nació una niña preciosa, sus maravillosos ojos lo miraban todo con curiosidad.
Cuando empezó a caminar por la ciudad la dijeron que para ser guapa había que llevar vestidos bonitos. Y dejo de sentirse guapa si no llevaba un lindo vestido… Y la dijeron que si cambiaba el color de su piel sería más guapa y la enseñaron a maquillarse. Y dejo de sentirse guapa si no iba maquillada. La dijeron que para ser guapa tenía que ser más alta y se puso… y sufrió sus primeros tacones. Y se sentía bajita y enana si no llevaba tacones. La dijeron que para ser guapa tenía que ser delgada. Ya nunca pudo comer lo que le gustaba sin sentirse culpable.
Y la dijeron… que su pelo… y la dijeron… que su cintura… y la dijeron… que su pecho. Hasta que aquella niña se sentía tan fea, que todos los días necesitaba hacer grandes sacrificios para sentirse un poco más guapa. Termino por estropearse la piel maquillándose a diario, destrozarse los pies, al llevar tacones muchas horas… desnutrirse, al mantenerse extremadamente delgada.
La habían enseñado a no quererse como era, a necesitar cientos de añadidos ortopédicos para ser digna de los demás…  hasta que empezó a temer que los demás descubrieran como era ella en realidad… Y sintiéndose fea se enamoro de un chico que la trataba como si ella no fuera digna de él…. y a ella… ¡le pareció normal!
Y sintiéndose así…. fea… sin aceptarse a sí misma… permitió que la maltrataran.
No olvides nunca… que la verdadera belleza es una actitud. Y que eres increíblemente preciosa… cuando eres autentica.

martes, 22 de julio de 2014

Cocineras en Al-Andalus

La cocina está de moda, sigue de moda. La cocina elaborada por cocineros que se quieren llamar restauradores e incluso creativos, como escuché en estos días en un conocido restaurante de la costa gaditana. Allá ellos…Algunos lo hacen realmente bien.
Pero no es ese hecho el que me hace escribir estos párrafos, sino la falta de consideración y la injusticia que supone el que durante siglos hayan sido mujeres las responsables de este legado, y que sin ellas nada sería igual. Me parece bien que estén ellos, pero a partes iguales. (Podéis ver el siguiente post de este mismo blog)
Para demostrar lo que digo acudo a un trabajo de investigación que elaboré hace unos años sobre el arte culinario en Al-Andalus y en varias de las fuentes consultadas figuran nombres de mujer como encargadas de la cocina palaciega. Por desgracia, no existen nombres ni recetas de otras muchas cocineras que con su trabajo y creatividad consiguieron que la cocina andalusí llegara a tan altas cotas. Aún hoy día también son mujeres las encargadas de la más alta cocina.
He aquí algunas de ellas aportadas por Ibrahim ibn al-Mahdí de quien se conservan fragmentos de recetas citadas por Ibn Sayyar. Este autor tuvo acceso a  las colecciones de recetas que se hacían para los califas o personajes importantes de la corte Abbasí.
Nombra varias cocineras como Umm al-Fadl, autora de un plato llamado barida que deleitó al califa al-Mahdí (775-785).
Se menciona a Bid´a, en la corte de Ibrahim “era la persona más hábil en la cocina y la que mejor hacía los bawarid y los dulces, hasta un extremo increíble”[1]. Al parecer la fama de esta cocinera llegó a oídos del califa Al-Amin (809-813)  y pidió que se le preparara un sikbay[2] de carne  igual al que le cocinara a  Harum al-Rasid.
Otro nombre de mujer es Umm Hakim a quien se le atribuye dos recetas sobre qaliya
El autor de los manuscritos de la Wusla afirma haber aprendido una receta de calabaza de la hija del señor de Mardin y otra de las esclavas del palacio de al-Malik al-Kamil (1238): Min-Yawari y al-qusuriyat.

Actualmente tenemos a  Khadija Bendsdira jefa de cocina de la Escuela de Hostelería y Turismo de Touarga en Rabat. De cualquier forma si el tema os interesa os aporto alguna bibliografía: 

 J. AGUILERA  PLEGUEZUELO. La cocina árabe y judía y la cocina española. Málaga         
 L. BENAVIDES BARAJAS. La cocina de las mil y una noches.
 L. BENAVIDES BARAJAS. Al-Andalus. La cocina y su historia.
 L. BENAVIDES BARAJAS. La cocina y su historia. Taifas, norte de África, Mudéjares y        Moriscos. Motril 1996. Editorial Dulcinea
 M. MARIN;C. DE LA PUENTE. El banquete de las palabras. La alimentación de los textos     árabes  Madrid 2005. Editorial 
 MÁXIMO MONTANARI. El mundo de la cocina. Buenos Aires 2003.









[1] Citado en  M. MARIN y C. DE LA PUENTE. El banquete de las palabras. La alimentación de los textos árabes. Madrid 2005. Pág. 36
[2] Especie de carne en escabeche o vinagreta. En este plato intervienen todo tipo de carnes y perfumes aromáticos.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Resistencias para admitir la igualdad

Muchas veces encontramos serias dificultades a la hora de poner en práctica la igualdad entre hombres y mujeres La mayoría de estas dificultades o resistencias, son frases hechas e ideas preconcebidas que dificultan la equidad. Son tópicos.
Cuántas veces hemos escuchado o incluso nosotr@s mism@s hemos pronunciado frases como;
“Somos diferentes por naturaleza”
“Feminismo es lo mismo que machismo”
“Los hombres son los culpables de todo” o
“Las mujeres son las culpables de todo” Entre otras muchas...
 Es curioso analizar algunas de ellas y con un espíritu crítico verificar qué existe de verdad o mentira en dichas frases. He aquí algunos de los ejemplos:
-Los hombres son los culpables de todo: Existen hombres y mujeres que no se ajustan a un pensamiento patriarcal y aunque es difícil abstraerse de la educación recibida, muchas personas son autocríticas con su propio comportamiento y tienen capacidad de discernir entre lo justo y lo injusto. El machismo a veces puede convertirse en un lastre, y el sentimiento de culpabilidad tampoco es  beneficioso para producir transformaciones deseables de igualdad.
Las mujeres son las culpables de todo: nosotras educamos a nuestros hijos así. Esta es una generalización muy frecuente, pero no caemos en que nosotras somos educadas para eso mismo, para perpetuar el patriarcado. Debemos tener conciencia, pensamiento crítico para conocer la mejor forma de educar a los hijos e hijas. Tampoco se piensa en que los padres evaden su responsabilidad educativa hacia los hijos, lo cual también está dando un mensaje a cerca de los que debe o no debe hacer un hombre.
-Somos diferentes por naturaleza: A veces decimos “los hombres son así” o “las mujeres son así” Es una visión clásica que tampoco ayuda a una igualdad real, sino todo lo contrario, contribuye a la continuidad de los roles establecidos.
-No hay diferencias de ningún tipo: negar la desigualdad tampoco colabora a lo contrario. Ser consciente de que la sociedad valora de diferente forma a ambos sexos, es un camino hacia la consecución de derechos igualitarios. 
-Feminismo es lo mismo que machismo: Un feminismo injustamente desacreditado y un desconocimiento de su historia da lugar a este enunciado. Conocer la evolución de este movimiento puede facilitar la comprensión, distinguiendo de forma más clara lo que es machismo y lo que significa el feminismo.
-Esto aquí no pasa: la discriminación hacia las mujeres se da en otros países más atrasados pero aquí no. O eso pasaba antes…La presencia de mujeres en diferentes ámbitos puede generar una falsa igualdad, nos cuesta creer que hemos tenido que hacer renuncias que no hubieran ocurrido en el caso de ser hombres. Solo falta fijarse en los medios y ver quienes reciben honores o reconocimientos y a quién se le exige más estéticamente…
-Lenguaje sexista: La resistencia a un lenguaje inclusivo es muy grande. Personajes mediáticos e incluso académicos, se mofan de la forma de hablar de personas que pretenden utilizar este tipo de lenguaje no sexista. La vía para conseguirlo es nuevamente el pensamiento crítico y un pequeño o gran esfuerzo para ponerlo en práctica.

Además de estas resistencias existen muchas más que seguramente percibimos y a las que podemos dar soluciones. Solo falta querer, porque querer es poder, que decía siempre mi abuela Carmen. 
Pues por ella y por todas las que lucharon.







domingo, 23 de febrero de 2014

El mundo al revés.

Hace algún tiempo que estaba pensando hacer otra nueva etiqueta que se titulara El mundo al revés, en la cual intentaría buscar algunas noticias llamativas, con las que cada día nos obsequia nuestro telediario, y modificar el sujeto protagonista "hombre" por una mujer. Sería una forma de darnos cuenta de que las cosas son muy diferentes dependiendo del sexo, las cosas de la vida misma. Pues bien, en estos días he descubierto un cortometraje (con subtítulos) de Eleonora Pourriat basado en un caso real de violación y ella nos lo muestra modificando el sexo al que se le adjudica cada rol, es decir, los hombres actúan de mujeres y las mujeres adquieren el rol de los hombres. El corto se titula Oppressed Mayority y los podéis ver en este enlace:  http://lavozdelmuro.com/es-increible-lo-que-ocurre-en-este-video-tan-solo-con-cambiar-el-punto-de-vista-18/#

Espero que por curiosidad lo veáis y aportéis alguna opinión. Merece la pena.

martes, 21 de enero de 2014

Imagen de las mujeres en la publicidad.

Del blog Cien autor@s contra el maltrato procede el enlace que os ofrezco:

Se trata de un vídeo muy interesante en el que se indica la forma en que la publicidad manipula a las mujeres y los modelos que se nos imponen, provocando baja autoestima en el mejor de los casos, en el peor, anorexia y muerte.

El enlace donde podemos ver dicho vídeo es el siguiente:

http://www.upsocl.com/mundo/5-minutos-de-lo-que-los-medios-de-comunicacion-le-hacen-a-las-mujeres/

La serie se llama Killing us sofly ( matándonos suavemente) y es de Jean Kilbourne.

domingo, 5 de enero de 2014

Cuando un hombre se convierte en mujer.

Uno de mis contactos en Facebook ha colgado un vídeo del actor Dustin Hoffman en el que habla del momento en que se planteó hacer la película Tootsy en la cual debía actuar de mujer creíble. Como es un gran profesional se preparó para su papel incluso mentalmente y llegó a descubrir cosas que las mujeres alguna vez en nuestras vidas también hemos experimentado.Busqué por la red para conocer si existía algo más escrito sobre ese “transformismo”  y no encontré nada serio. Los hombres que aportan su opinión se basan simplemente en el tema sexual: “me estaría tocando todo el día las tetas” por ejemplo, y otras cosas que no vienen a cuento.,

Aquí os dejo el vídeo de Hoffman, no es largo y seguro que se podrían decir mil cosas más. ¿Qué trabas encontraría un hombre si de la noche a la mañana se convirtiera en mujer?

martes, 12 de noviembre de 2013

¿Por qué no ha habido grandes artistas mujeres?

En 1971 Linda Nochlin escribió un artículo en el que decía que no hay equivalentes femeninas de Miguel Ángel, de Cezanne o de Picasso, ni siquiera en época recientes, igual que tampoco hay equivalentes de grandes artistas entre personas de piel negra americanos. 
Para poder explicar estas ausencias habría que recurrir a hechos sociales, económicos y culturales de épocas pasadas. En primer lugar, los artistas necesitan formación y materiales, y comprobamos que muchos de ellos tenían un padre artista, lo cual anima a los hijos a seguir el mismo camino e incluso a las hijas, aunque luego tuvieran difícil continuidad. 
En cuanto a la formación académica, las mujeres quedaban excluidas de dichas enseñanzas, aún cuando a algunas se les reconociera el mérito. Todas experimentaban limitaciones y discriminación, su proyecto como artistas se ceñía a lo adecuado para su género. Rousseau negaba que las mujeres pudieran ser genios “porque carecían del requisito de la pasión”. Kant decía que el genio obedece a una especia de ley o deber interior y afirma que “las mujeres carecen de esa disciplina sobre sus emociones: tienen que obtenerla de sus maridos o padres.”
Las mujeres tampoco podían acudir a las academias para aprender el dibujo del natural desde el Renacimiento hasta el siglo XIX , ello impidió su participación en el género de pintura histórica que tanto prestigio alcanzó.
Judith y Holofernes. Artemisia Gentileshi
Pero gracias a estudios feministas se han encontrado numerosas artistas del pasado, como Artemisia Gentileshi. Esta sobrevivió a una violación de su antiguo maestro, que posteriormente fue declarado inocente, pero se desquitó cuando pinta una poderosa Judith decapitando a un repugnante Holofernes. 
Rosa Bonheur tuvo que pedir permiso legal para poder vestir pantalón y transitar por las calles de París visitando establos para dibujar sus pinturas de animales.
María Robusti, hija de Tintoretto trabajó como otro más de su estudio y quizás se le deba alguna parte  de la obra del pintor. Estos son solo, algunos ejemplos. 
Para desafiar la exclusión de las mujeres, se ponen en cuestión los cánones. Estos  designan un modelo ejemplar y aparecen en libros de texto, instituciones, cursos…reforzando la visión sobre lo que se considera calidad artística o de otra índole.
Estos cánones son criticados por artistas feministas porque consagran ideas tradicionales sobre la grandeza del arte “…y esa grandeza parece ser que siempre excluye a las mujeres.” 
Se preguntan cómo se han construido los cánones, cuándo y para qué. Parte de la respuesta es que son descritos como sistemas de creencias que pretenden ser objetivos, cuando en realidad reflejan las relaciones de poder del patriarcado. Los cuadros y artistas que vemos en los museos son los que figuran en los libros de arte, por tanto las obras no son producto de una actividad autónoma fruto del genio, sino que se encuadra en una situación social, determinada por instituciones sociales concretas, ya sean academias o mecenas u otros sistemas de mecenazgo.

Fuentes :C. FREELAND. Pero ¿Esto es arte? Cap. V. Edit. Cátedra. Madrid 2004
http://www.mariabuszek.com/ucd/Methods/Readings/NchlinGreat.pdf
http://valencia.com.ve/2004/02/26/linda-nochlin-porqu-no-han-habido-grandes-mujeres-artistas/



domingo, 13 de octubre de 2013

Micromachismos de crisis

MICROMACHISMOS DE CRISIS
Se utilizan en momentos de desequilibrio o disfunción de la pareja, como el aumento de poder personal de la mujer por cambios en su vida, o pérdida de poder del varón por desempleo o limitación física. Estos cambios se producen cuando la mujer reclama mayor igualdad en la relación, algo que obligará al varón a modificar sus hábitos de  superioridad. Para recuperar su satatus quo, utilizará maniobras como estas: 

*      Hipercontrol sobre las actividades, tiempos y espacios de la mujer frente al temor de que su aumento de poder real o relativo, pueda dejarlo a él en un segundo plano o inferiorizado. 
     Seudoapoyos que se anuncian sin llevarse a cabo y no se ayuda a la mujer a repartir la carga doméstica y tener más tiempo.
*      Resistencia pasiva y distanciamiento utilizando la falta de apoyo de la mujer en ese momento. Amenazas de abandono distanciamiento o infidelidad. 
*   Rehuir la crítica y la negociación ante el reclamo de la mujer solicitando actitudes más igualitarias, se acompañan de culpabilización hacia el cambio femenino ¿Por qué debería cambiar si tú cambias? Sería una de las frases.
*     Victimismo. El varón se declara víctima inocente de los cambios y “locuras” de la mujer, con el fin de intentar doblegarla. Si él decide algún cambio lo vive como un sacrificio, esperando ser aplaudido y frustrándose si no lo hacen: ¡A ti nada te conforma! Es la frase manipulativa.
*      Darse tiempo para alargar el tiempo de decisión en los cambios reclamados, dilatando la situación de injusticia relacional. Es una maniobra de poder, ya que obliga a la mujer a someterse a los tiempos y deseos del hombre. Este conserva el poder de decisión para elegir el momento del cambio: ¡Ya hablaremos!, ¡Ya veremos!... Otro modo es la negativa ante una ayuda terapéutica.
*      Dar lástima para que la mujer ceda, buscando aliados que comprueben lo bueno que es él y lo mala que es ella. Enfermedades, autolesiones…etc. Apelan a la predisposición femenina de cuidado y le inducen a pensar que sin ella él podría acabar muy mal.

    EFECTOS DE LOS MICROMACHISMOS
    -En las mujeres:
    Agotamiento de las reservas emocionales generando una actitud defensiva o de queja ineficaz por el sentimiento de derrota que producen.
·   Deterioro de su autoestima, desmoralización, inseguridad, y disminución de la capacidad de pensar.
·    Disminución de su poder personal y parálisis de su desarrollo personal.
·   Malestar difuso, irritabilidad crónica y hartazgo de la relación de lo cual se autoinculpa al no percibir que son producidos por presión externa y que son motivos de consulta en Centros de Salud. Dicho malestar suele atribuirse a exageración de “ciertas características femeninas”.

     -En los varones:
    Conservación y aumento de su posición de poder y un desinterés por las necesidades y derechos de la mujer.
·   Afirmación de su identidad masculina basada en la creencia de su superioridad sobre la mujer.
·   Aislamiento receloso creciente, ya que el dominio no asegura el afecto, solo genera aumento de desconfianza hacia la mujer, a la que no puede controlar totalmente.

    -En el vínculo producen:
·    Encarrilamiento de la relación hacia los intereses del varón, favorecidos por la cultura patriarcal de aceptarlo tal y como es, y que a lo sumo lo traten con sus “armas ocultas”. Así se van creando condiciones para la disponibilidad de la mujer hacia el hombre, no al contrario. Esto permite que predominen las situaciones que el varón desea y la perpetuación del desequilibrio de poder y disfunciones en la relación. Muchas mujeres suelen decir: ¡Cómo no voy a ceder, no voy a estar peleando siempre!
·   Etiquetar a la mujer como culpable del deterioro del vínculo cuando ella desea igualdad y él se la niega. A veces la mujer percibe que “algo anda mal” pero el varón lo niega. Al no aclarar las causas, ella por mandato de género tiende a autoinculparse y él que no se reconoce como dominante, parece inocente.
   Guerra fría con la transformación de la pareja en adversarios convivientes y empobrecimiento de la relación, creando situación propicia para otros abusos y violencias.

 CONSIDERACIONES FINALES
Las mujeres se alegrarán de entender mejor las maniobras en las que se ven involucradas, pero soportarán menos reconocer su propia subordinación, por lo que muchas veces, tenderán a seguir resposabilizándose de lo que es solo responsabilidad masculina, ya que al menos eso mantiene la creencia de tener algún poder sobre la relación.
Los varones no aceptarán de buen grado lo que en ellos permanece de la atávica dominancia masculina. La transformación se basa en reconocer y aceptar estos hechos. Por eso, nombrar es uno de los modos de hacer "visible lo imperceptible".Describir y clasificar los micromachismos nos lleva a que puedan ser transformados y anormalizados, esto es, considerar que sus efectos no son triviales y que deben ser incluidos en prácticas de violencia de género para tratar de erradicarlos. Anormalizarlos también porque “…si se perciben aisladamente se juzgan como intranscendentes sin evaluar el daño que producen por reiteración y su capacidad de ser caldos de cultivo para otras violencias.” Nombrarlos supone un análisis crítico de lo cotidiano y de los comportamientos de seudoigual que circulan en nuestra sociedad.
En conveniente detectar sus efectos ya que disfunciones emocionales e inseguridades están provocadas por los micromachismos, y hace que los profesionales en salud los achaquen a problemas personales o "exageraciones" femeninas.

Aunque las consideraciones finales son más extensas, he decidido terminar con estas palabras textuales del autor, y por supuesto, recomiendo leer el original.

 “Alertar sobre su existencia y frecuencia supone también criticar las creencias que las violencias de género son solamente sus formas más dramáticas y que sólo la ejercen algunos varones. Como hemos visto, los micromachismos también son violencia de género y son comportamientos habituales en todos los varones: la violencia no es sólo cosa de otros, sino también de nosotros (varones). Reconocer esto supone que los varones que creemos en la igualdad, debemos hacer algo más que acompañar a las mujeres en sus reclamos y adaptarnos con esfuerzo a los cambios femeninos: debemos cambiar también nosotros. Por esto último, nombrar los micromachismos debería servir para contribuir a que los varones que no se reconocen en el ejercicio de la violencia mayor, que tienen una ética de justicia y respeto, no ignoren las propias maniobras de dominio y dominación cotidianas.

Para concluir: sería un error deducir de todo lo que hemos descrito un juicio descalificador y una atribución de "maldad" hacia todos los varones. Lo que sí muestran estas líneas con claridad es una crítica a un modelo masculino tradicional que se basa en creer que el varón es superior, que provoca daño a las mujeres y que tampoco es humanamente provechoso para los varones, que quedan, para defenderlo, cada vez más atrapados en el pasado. De este modelo derivan las violencias de género entre las que están los micromachismos. De estas violencias los varones son responsables, las mujeres no son responsables y por tanto sólo a ellos les corresponde intentar modificarlas por sí mismos si desean relaciones igualitarias y cooperativas con las mujeres. Ellas sólo podrán presionar pero no cambiar lo que ellos no quieran.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Micromachismos encubiertos


Continúo haciendo un resumen del estudio realizado por Luis Bonino, médico psiquiatra, titulado: “Micromachismos: la violencia invisible en la pareja.”
Yo misma me sorprendo de lo que leo y de las conclusiones finales en las que afirma que estos micromachismos ejercen  efectos desbastadores  sobre las mujeres y cómo acuden a centros de salud para intentar remediar su estado. El hecho es que los síntomas son achacados a “ciertas características propias de la mujer”. En fin, os recomiendo su lectura detenidamente y si os interesa ampliar, podéis leer el original.


MICROMACHISMOS ENCUBIERTOS:
Se realizan sin intención aparente, por eso son muy efectivos y pasan desapercibidos.
No utilizan la fuerza, sino el afecto, y propician actitudes que disminuyen el pensamiento y llevan a la mujer a seguir  la dirección elegida por el hombre. Esto las hace confiarse afectivamente, provocando un sentimiento de desvalimiento que favorece el descenso de la autoestima. Sus efectos son coaccionantes  y dan lugar a cambios de estado de ánimo que se manifiestan en mal humor, frialdad o estallidos de rabia sin motivo. Son desbastadores para la mujer pero resultan efectivos para que el varón mantenga su poder. Se han podido detectar los siguientes:
*      -Abuso de la capacidad femenina de cuidado a través de sus roles de madre, esposa, asistenta… Este aspecto mejora la calidad de vida del varón, sin que habitualmente quede reconocido tal sobreesfuerzo físico y emocional que a las mujeres les  resta autonomía.
*      Maternalización de la mujer. Se induce a que la mujer sea como una madre tradicional, y que su conducta se dirija al cuidado del varón, quedando en segundo plano su propio desarrollo personal o laboral.
*      Delegación del trabajo del cuidado de los demás. Ante la creencia de que lo doméstico es patrimonio femenino, será ella quien resulte encargada de cuidar a la pareja, los hijos y los vínculos afectivos, incluso los de él. (suegros, suegras…) Así el varón no carga con ese trabajo que resulta ineludible, pero que supone un deterioro emocional y físico para ella.
*      Requerimientos abusivos solapados.  Son pedidos "mudos"  en los que la mujer actúa sin percatarse que lo hace por coacción. Sirva de ejemplo el papel de niño tirano que representa los varones cuando enferman, o el cuidado de los animales domésticos, exigencias de  comidas, horarios o silencios…
*      Creación de falta de intimidad y no expresión de sentimientos: Este es un recurso de dominación utilizado habitualmente. Son maniobras de alejamiento que “evitan el riesgo de perder poder y quedar a merced de la mujer, más experta habitualmente en el manejo de las relaciones de cercanía[1]  Este hecho se puede observar en las siguientes actitudes:
         Silencios. Se impone el no diálogo, no sentirse obligado a dar explicaciones, algo que solo se pueden permitir los que tienen poder. La mujer debe girar a su alrededor para detectar cuándo estará disponible.  “La insistencia de la mujer muchas veces es vivida por el varón como una persecución que él niega haber originado.” Algunas de sus formas son: encerrarse en sí mismo, no contestar, responder con monosílabos, no preguntar, no escuchar…en definitiva, evitar decir las cosas que se piensan, oponerse a cambios solicitados o que no sabe qué hacer para ganar la partida.
         Aislamiento: Se trata de encerrarse en algún espacio de la casa o en alguna actividad, a veces el requerimiento de información por parte de la mujer es recibida con frases de enfado: ¡déjame en paz!, ¡estoy ocupado!, ¡no me vengas con problemas!, ¡no me presiones!, ¡nunca estás conforme!, ¡no me organices!, ¡lo hago a mi modo!, ¡estoy todo el día trabajando y quiero paz! Muchas de estas expresiones suelen finalizarse con un ¡me tienes harto! La secuencia: aislamiento-frases con ira-más aislamiento, suele ser muy frecuente.
*      No reconocimiento de la valía de las mujeres y no prestar atención a sus necesidades, valores o derechos, lo que conduce a una necesidad de afecto. Esto provoca una sobrevaloración de las pocas muestras de cariño que brinda el varón “ya que lo escaso suele vivirse como valioso[2] . Un ejemplo es la frase: Si sabes que te quiero (o que aprecio lo que haces), ¿para qué precisas que te lo diga?

*      Inclusión invasiva de terceros (amigos, reuniones y actividades) Con esta maniobra dejan de existir espacios de intimidad y a veces se acusa a la mujer de ser poco sociable.
*      Comunicación defensiva -ofensiva, utilizada más bien para imponer que para negociar.
*      Engaños y mentiras, usadas para no perder su poder de decisión: incumplir promesas, negar lo evidente, infidelidades, ofrecer lo que no se está dispuesto a dar (comprensión y colaboración)…Estas estrategias dan poder al varón en tanto que impiden un acceso igualitario a la información.
*      Desautorización, basada en la creencia de que la razón es monopolio del varón. Presuponen un derecho a menosprecias y conducen a inferiorizar a la mujer a través de desvalorizaciones que hacen mella en la autoestima femenina. Entre las observadas podemos decir las siguientes:
         Descalificaciones hacia la mujer, no dándole el derecho a ser valorada a menos que obedezca las “razones” del varón, y haga lo correcto según él. Como ejemplo, vale el restar importancia y seriedad a las opiniones femeninas, definir como negativos cambios positivos o desvalorizar cualquier transgresión del rol tradicional femenino.
*      Terrorismo misógino. Se trata de hacer comentarios descalificadores inesperados en público, utilizando la sospecha o la culpabilidad y que dejan indefensa y confusa a la mujer: recordatorios de las "tareas femeninas" no realizadas, comentarios descalificadores del éxito femenino…
*      Autoalabanzas y autoadjudicaciones: Se hipervalora lo que hace y aporta el varón y se autoadjudica espacios, objetos o tiempos que se niegan a la mujer. Ej:
No dejarse enseñar por la mujer, autoadjudicarse el coche más grande de la casa…
*      Paternalismo: Con esta maniobra se enmascara la posesividad y el autoritarismo, haciendo “por” y no “con” la mujer e intentando aniñarla para poder controlarla y evitar que sea autónoma.
*      Manipulación emocional donde el varón utiliza el afecto para el control de la relación, no para el intercambio, emitiendo mensajes que generan inseguridad y dependencia en la mujer.
·         Culpabilización: se apela al no desempeñar correctamente su rol de esposa o madre, basada en la creencia de que lo que debe hacer está definido y ella será la culpable por naturaleza. Así se acusa a la mujer de cualquier disfunción familiar, de disfrutar con otras personas que no sea su compañero afectivo, culparla de lo que a él le pasa, etc…
·         Dobles mensajes afectivos: Se emiten mensajes de afecto con un fin manipulativo, dejando a la mujer sin posibilidad de reacción: si los acepta es manipulada, si no, es culpada de no ser afectuosa.
·         Enfurruñamiento. Son acciones que no gustan al varón y a las que no puede oponerse con argumentos racionales. Ej Puede decir con cara de enfado “A mí no me importa que salgas sola “cuando esta decide salir sin él, pero que la hace sentirse culpable.
*      Autoindulgencia y autojustificación frente a las tareas o actividades que promueven la igualdad. Ocupaciones que al no hacerlas él, obligan a ser realizadas por ella, como el cuidado de personas y de la casa. El varón pretende dejar claro que esas no son sus responsabilidades. Un “no tengo tiempo” “no puedo cambiar, los hombres somos así” “es imposible para mí” en realidad están llevando a un “¿Para qué quieres que cambie, si yo estoy bien?”
*      Impericia y olvidos selectivos: Para evitar responsabilidades se declarará inexperto en tareas y manejo de aparatos del hogar, limpiar la cocina, manejar la lavadora…Igualmente presentará desmemoria para tareas que hace por imposición, no comprar alimentos o regalos, citas médicas…
*      Comparaciones ventajosas alegando que hay hombres peores que él y por tanto no debería quejarse.
*      Seudoimplicación doméstica: Es frecuente en varones progresistas que actúan como “ayudante” de la mujer, asumiendo las tareas menos engorrosas.
*      Minusvaloración de los propios errores y tachando a la mujer de exagerada en sus preocupaciones por las cosas y las personas.

Dejo para una última entrega los Micromachismos de crisis y las conclusiones. Si habéis llegado hasta aquí, gracias.






[1]  (Weingarten, 1991) Citado por L. Bonino.

[2] (Benard y Schiaffer, 1990).Citado por L. Bonino.